¡No pierdas el romanticismo por ahorrar!

romanticos

Como dice el tango, “y todo a media luz… a media luz los dos”. La semi-penumbra es un ambiente deseable y propicio para el romance, pero por esas cosas de la vida moderna -y de la economía familiar- cada vez es más difícil disfrutar de ese pequeño gusto. En la medida en que las bombillas incandescentes fueron sustituidas por las ahorradoras, con base en circuitos electrónicos y gases nobles, la iluminación de los hogares se hizo dura y absoluta.

La razón es que las bombillas incandescentes eran susceptibles de variar la intensidad de la luz por medio de un simple dispositivo que regulaba la cantidad de electricidad que se les suministraba. Esto es viable para muchos equipos eléctricos, como los ventiladores viejos, cuyos mandos simplemente hacían acelerar o frenar su motor enviando más o menos electricidad a él. Pero como las nuevas bombillas contienen circuitos que funcionan con valores específicos, al disminuir el flujo eléctrico fallan por completo o parpadean de modo muy molesto.

A media luz sin morir en el intento

La solución más obvia al asunto es volver a la bombilla incandescente, pero el gasto eléctrico se dispararía, y con ello ¡adiós al ahorro!, por lo que esa solución queda descartada. Pero no hay que desesperar, un problema que parece muy complejo, en realidad no lo es.

romanticos

Así como se crearon las bombillas led, también hubo quien se ocupara de crear los reguladores de instesidad de las bombillas led, cuya función es, precisamente regular el funcionamiento de estas luminarias para lograr el deseado efecto de media luz sin sacrificar el uso de bombillas ahorradoras y la posibilidad de ahorrar de manera permanente en el hogar.

Al igual que cualquier otro dispositivo electrónico, es importante verificar si las bombillas instaladas son susceptibles de ser reguladas o si son de luz fija, e igualmente hay que usar sólo reguladores del mismo voltaje, dado que hay en el mercado bombillas y reguladores para 12, 24 y 220 voltios. Este último es el que llega normalmente a la red eléctrica en España y en casi toda Europa.